Empresa

Vara del Rey comienza a dar sus primeros pasos en Canarias en el año 1995, de la mano de D. Víctor Gutiérrez Ramírez, en un local de Tenerife. La familia Gutiérrez – Ramírez lleva dedicándose a la ganadería varias generaciones, concretamente desde 1890.

Es Don Víctor Gutiérrez Martín quien en los años 70 y 80 da el gran impulso a su ganadería, adquiriendo varias fincas ganaderas en el Valle de Alcudia, donde el ganado pasta libremente y disfruta de los mejores alimentos que la naturaleza provee.

Con la incorporación de varios de sus hijos, Don Víctor ve crecer también las granjas de ganadería intensiva que se localiza en Toledo y definitivamente se pone en marcha una maquinaria perfectamente engrasada que integra todos los eslabones de la cadena productiva ganadera. Con la incorporación de varios de sus hijos, Don Víctor ve crecer también las granjas de ganadería intensiva que se localiza en Toledo y definitivamente se pone en marcha una maquinaria perfectamente engrasada que integra todos los eslabones de la cadena productiva ganadera.

Con todo este bagaje, la marca Vara del Rey a día de hoy ha conseguido posicionarse como una de las pocas carnes con nombre propio en Canarias.

La Filosofía de Vara del Rey está íntimamente unida a la naturaleza y a la producción de carnes con una calidad homogénea y de excelente terneza. Al ser productores controlamos el proceso de la carne, desde la crianza del animal hasta su venta. De esta forma podemos asegurar a nuestros clientes el origen la raza y la calidad del animal.

Cuando un ternero ve la luz, inmediatamente se le asigna un DIB (Documento de Identificación para Bovinos) que sería el DNI del animal. Nuestros terneros son sometidos a un riguroso y permanente control sanitario a lo largo de todo su ciclo vital, comenzando el proceso con el cuidado y alimentación de las vacas madres y con la selección de nuestros sementales por expertos ganaderos. Este cuidado personalizado y el control de todo el proceso productivo de nuestras distintas especies (Vacuno, ovino y cerdo ibérico), facilita el control y trazabilidad de la carne Vara del Rey en aspectos como temperatura, peso, valor PH y la propia inspección visual.

En este video entenderás un poco mejor nuestra filosofía.

Nuestras reses pastan libremente en las más de 4500 hectáreas de las  fincas de Vara del Rey ubicadas en Toledo y Ciudad Real. Las reses viven rodeadas de un pasto variado y generoso lleno de trebolillo , bellotas de encinas, alcornoques y chaparros donde los animales reciben un cuidado esmerado  por parte de mayorales y vaqueros, dando como resultado unas carnes diferenciadas por su calidad, terneza y exquisito sabor.

Al disponer de ganadería propia, nuestros consumidores tienen la garantía de que las características de la carne que consumen es siempre similar, al proceder de la misma raza de ganado y al pastar libremente en las mismas tierras. Pero el control de la ganadería propia no sólo asegura la alimentación y homogeneidad del producto sino que nuestra tradición ganadera desde 1890 avala un proceso que mezcla la tradición con la innovación que adaptamos al proceso y el producto en nuestra filosofía de mejora continua.

Para garantizar la carnes más frescas, varias veces por semana nuestros trailers de 40 pies cargan el producto a cero grados en el matadero de Montes de Toledo (Pulgar-Toledo).

Nuestros trailers viajan con equipos autónomos de frío que se activan eléctricamente en el trayecto marítimo, llegando a nuestras Instalaciones en Canarias, para garantizar  la seguridad alimentaria y calidad en el producto a lo largo de toda la cadena de transporte.

Los animales, una vez ha sacrificados, llegan a nuestras instalaciones en un máximo de 72 horas, para garantizar su frescura.

Dotadas con la última tecnología en almacenamiento y tratamiento de productos frescos, en nuestros 15.000 m2 de instalaciones (fábrica,  salas de despiece y almacenamiento), preparamos el producto para que salga de inmediato a clientes de todas las Islas Canarias.

Vara del Rey es una marca establecida en Canarias desde hace más de 20 años en todo el sector de la restauración, la hostelería y el consumo de los hogares. La marca Vara del Rey viene amparada por un “saber hacer” de generaciones.

El consumidor de la marca Vara del rey, es un consumidor fiel que valora principalmente la garantía de un producto estable del que puede esperar el mismo grado de excelencia cada vez que realiza su compra, al provenir siempre de los animales de la misma raza que pastan en nuestras fincas.

Los consumidores de Vara del Rey valoran principalmente que cuando adquiere nuestro producto tienen la garantía de una carne que ha sido supervisada únicamente por nuestro personal desde el propio pasto, hasta la entrega. Adicionalmente la seguridad alimentaria de nuestras carnes vienen controladas por nuestros técnicos del departamento de calidad en el laboratorio en los que no sólo revisan los productos elaborados, sino que auditan las salas, los canales y los despieces.